domingo, noviembre 21, 2010

Creciendo sin parapetos

                                                                            

No es nada fácil crecer con conciencia, no resulta cómodo verte como eres y no esconderte, no es fácil reordenar las emociones, mirar, observar, ver, mover y andar creciendo.

Remover lo oscuro para que entre luz. Lo que he dicho muchas veces en el blog: llevar tu corazón en la mano.

Sonreír, reír a la vida, gozar del acto de vivir.

Nos vamos poniendo parapetos, defensas por todos los sitios, fosos para que ni salten ni nos hagan daño, y fosos y murallas para no escapar nosotros de nuestro castillo que está allá en lo alto.

Muros, parapetos, defensas....

Y la rutina esconde la conciencia y ciega el corazón.

Posiblemente una de las cualidades más hermosas del yoga es mostrarte quién eres en un viaje de la cabeza al corazón, un viaje lleno de miel y de baches, de aceptaciones de lo que uno es y de aceptar lo que pensaba que no era y resulta que soy. De un aprendizaje del amor hacia uno, de apertura de un espacio donde el estar presente, el tener presencia te permite crecer mirando la vida tal como te viene. Si te amas, amas; si te aceptas, aceptas al otro; si sientes, sientes la vida.

Y la vida no puede ser controlada, la vida no se encuentra encajonada, etiquetada, con un precio puesto, la vida no se puede poner en venta.

Para vivir hay que tener confianza a manos llenas. Confiar en que ella reordenará a su modo nuestra existencia.

Tanto sufrir… pues queremos que todo marche controlado y ordenado. ¿No es más importante sentirme a mí, a ti, dejar fluir mis emociones, dejarme sentir, estar en contacto con la vida y con los sentimientos que siento y que tú sientes?

Y una vez allí, en tu andar no sintiéndote tan apretado; sintiéndote sin tantos muros, tantos parapetos, tantas defensas, tantos autoengaños; sintiéndote a veces con dolor, otras con mucho amor, tranquilo, sereno. Disfrutando del sentir, aunque a veces no guste, porque todo no se puede esquematizar en que me gusta o no me gusta, lo deseo o no lo deseo, me duele o no me duele. Hay más al andar creciendo.

Por qué no nombrar al amor, a la felicidad, al corazón, a su hermosa capacidad de sanar. Por qué no olvidar por un momento tanto pensamiento, tantas cosas que hacer, tantas ganas de éxito.

Conmigo vive el Prana, un perro maravilloso, lo que más le gusta es abrazar a todo bisho viviente, poner sus dos manazas y fundirse en un abrazo, y sentirte mientras te huele y te mira con ojitos…


No hace distinciones con los abrazos, me gusta.




sábado, octubre 02, 2010

De vuelta


“Mi única religión es la del amor porque en ella me siento unido a la vida”.

Ibn´Arabí



Tras un breve paréntesis, tras un verano plagado de emociones, de despedidas, de amaneceres, de descubrimientos, de soles, de flores, de dolores, de clases, de felicidad, de mar, de sudores, de misterios parece que quiere empezar el otoño, el curso, de nuevo todo se pone en marcha y ahora, recogido en mi hogar, tras estar reflexionando, estudiando, escribiendo para el curso de fin de semana, siendo ya la medianoche, recordaba al poeta, filosofo y sufí español, murciano él, que captó tan extraordinariamente la esencia de la existencia.

Hemos comentado alguna vez que el yoga es un proceso muy amplio que abarca varios aspectos que nos hacen reencontrarnos con nosotros mismos; que, en ese viaje tan hermoso que nos lleva hacia el centro de nosotros mismos para luego hacer un viaje de vuelta hacia la inmensidad, resulta fundamental el silencio, resulta vital la atención. Atento para darme cuenta de mi presente, atento para estar presente ante la vida, para no dejarla escapar y para que ella nos vaya llevando sin que nosotros pongamos tanto esfuerzo en querer dominarla. Y, en ese proceso de educar la atención interna, resulta indispensable educar también el silencio interno, porque sin ruido hay claridad, sin ruido me escucho, me siento y puedo llegar a mayores profundidades, y aflorarlas, y entonces nos damos cuenta de que en esa creación permanente de conciencia nacen flores de un corazón muy grande que tenemos, y ahí, entonces, resulta hermoso tener el corazón en la mano, estar atento a dar con él, estar atento a recibir, en definitiva, que la vida fluya, porque así podremos vibrar en cada momento.


La atención y el silencio generan amor, la atención y el silencio generan conciencia, ambos nos conectan con la inmensidad y, lo más importante, nos conectan con nosotros mismos, con el otro, con la vida.

Mere Gurudev - Krishna Das sings with Deva Premal





martes, agosto 03, 2010

Eres para mí

                                                                                        
Mala:

Será mejor empezar otra vez

pero se me hace que no se puede

vas a decirme

que es imposible

pero por lo menos déjame

que lo intente

si me di cuenta demasiado tarde

sé que aun podemos arreglarlo

aprendí a sacarle

jugo a mis defectos y me va mejor

desde que dejé de odiarlo

caminando yo en tus labios

por la noche por en medio

de la calle estoy pensando

si me quieres no me falles

soy de tierra con el agua

llego al cielo

no me cuelgo y hoy deseo

decirte todo lo que yo siento

Julieta:

Eres para mí me lo ha dicho el viento

eres para mí lo oigo todo el tiempo

eres para mí me lo ha dicho el viento

eres para mí

La sombra que pasa la luz que me abraza

tus ojos mirándome la calle que canta

su canto de diario el mundo moviéndose

Y yo sé que tienes miedo

y no es un buen momento para ti

y para esto que nos viene sucediendo

Pero eres para mí me lo ha dicho el viento

eres para mí lo oigo todo el tiempo

eres para mí me lo ha dicho el viento

eres para mí

El espejo que da su reflejo en todo

lo pinta tal como es mi cuerpo que no tiene peso

si escucho tu voz y llamándome

Y yo sé que tienes miedo

y no es un buen momento para ti

y para esto que nos viene sucediendo

Mala:

ya deja de pensar que deja de pensar

bueno, recuadrado y la mitad se le va y dividida

por la razón de los cosenos

mi materia gris frente a ti

se convierte en potente veneno

este calor profundo derrite el sol aaah!

Dame una señal ya y pon freno

A todas las injusticias

En el mundo da risa

Por no tener claro

Por qué vamos en este carro sin freno

Julieta:

Y yo sé que tienes miedo

y no es un buen momento

para ti y para esto

que nos viene sucediendo

Pero eres para mí me lo ha dicho el viento

eres para mí lo oigo todo el tiempo

eres para mí me lo ha dicho el viento

eres para mí lo oigo todo el tiempo

Mala:

desde el día en que te vi

desde el día en que te vi

yo sabía que tú eras pa mí

tú eras pa mí tú eras pa mi

(x4)

Julieta:

Tú eres para mí


Yo soy para ti.




                                                                  
JULIETA VENEGAS Y LA MALA - ERES PARA MI
http://www.youtube.com/watch?v=eBwWbMmoD5E

sábado, julio 17, 2010

La manada

De mañana me puse andar hacia los bosques con Coquelico y Mariano, la burra ya va tranquila, podríamos decir que la primera parte de la doma, -que era el simple acto que me dejara estar con ella cerca y el poder andar juntos sin encabritarse- durante todo el año ha ido bien. Yaanda a mi par apaciblemente y los tres somos uno en los pasos. Resulta increíble pensar que llego salvaje hace trece meses de los montes de Aracena.

Todo el camino en silencio, el sol iba cogiendo fuerza en lo alto, ningún alma por los bosques, los tres andando en dirección al río.

Llegamos a un claro entre los bosques donde hay una pradera inmensa, y oí relinchos a los lejos, y desde allí surgió la figura de un increíble caballo negro, debía ser el líder, olfateo el aire y con gesto altivo vino galopando, desde el horizonte de la pradera otros caballos siguieron al negro, a unos cien metros un grupo de tres machos nos miraban detenidos, orgullosos, hermosos, puros, plenos y detrás, el resto de la manada.

Ya la manada unida fue acercándose lentamente como en un ballet, con armonía gestual y ritmo interno, todo fue una imagen preciosa, y como en un flash me vino un párrafo de Curtis sobre los indios Apsárokes, cuando levantan el campamento al amanecer en la pradera entre los bosques a pie del río, y las manadas de caballos corren libres, para luego acompañar a la tribu en su peregrinar.

He buscado el párrafo una vez he llegado a casa sediento de tanto sol.

                                                                        

“Cuando el jefe decide que el campamento se ha de trasladar, su pregonero recorre el poblado por la noche exclamando:¡A prepararse, a prepararse! ¡Mañana nos vamos!

Y al despuntar el día vuelva a recorrerlo gritando:¡Hun hun héeeeeeee! ¡El jefe dice que hoy marchamos hacia el búfalo! ¡Hombres, traed los caballos; mujeres, desmontad las tiendas!

Como todos saben por el aviso anterior que deben levantar el campamento, concluyen la comida matinal antes de que aparezca la luz del sol. Pronto vienen trotando las manadas de caballos, y las mujeres corren entre los viejos y mansos caballos de carga lanzándoles cuerdas al cuello. Otras se afanan con las tiendas, cuyas cubiertas caen con estrépito, convirtiendo muy pronto el campamento en un esqueleto de palos desnudos. Del centro de cada armazón sube hacia el cielo una ondulante columna de humo; niños aún adormilados y envueltos en mantas van descubriéndose a medida que las madres, atareadas en hacer el equipaje, les quitan los mantos de abajo. Los críos, con el pelo enmarañado, piden lloriqueando algo de comer, y a modo de desayuno reciben piezas de carne seca y dura. Pronto los caballos están listos, con altos fardos en los lomos y los palos de las tiendas atados a los flancos; en general llevan seis palos a cada lado, siendo necesarios dos caballos por tienda. De vez en cuando algún caballo se separa y echa a galopar por el campamento antes de que su carga esté segura, dispersando el equipaje por todas partes y provocando gran griterío y confusión. Las mujeres llaman,los niños lloran, las abuelas parlotean y refunfuñan.”

Sheila Chandra - Ever so Lonely (Live)



La verdura viva

Alguna vez he comentado que me encanta cocinar, diría experimentar. Ahora que la tierra da sus frutos de huerto, me han regalado tomates de diferentes tipos, calabacines, cebollas, pimientos, patatas, berenjenas, ciruelas, uvas, peras. Me alucina ver las formas deformes de la verdura, su hermosa realidad. Acostumbrado a ver la verdura en estantes  donde prima la imagen en los supermercados con sus formas perfectas y relucientes tras operación de cirugía estética (diría genética) ver la verdura o fruta tal cual es, me llena.

                                                                

La verdura o fruta de campo no dura tanto dentro de su hermosa aparente fealdad, pero es algo delicioso, sólo cabe tener en la nevera lo justo, lo que hace falta consumir para alimentarme bien, sin gula, nada más.

Cuando no me dan fruta o verdura, ya tengo localizados pequeños comercios cerca del Centrito de yoga en Huelva, y voy tranquilamente recorriéndolos, observando las frutas y verduras, preguntando, oliendo, tocando, hablando con el “tendero” y de ahí como, cocino, obviando las grandes superficies, pues me gusta hacerlo así.

Y en casa, voy seleccionando, y coloco la tabla, tras elegir el cuchillo adecuado y lentamente corto a trozos pequeños poniendo toda mi conciencia en el acto, hago pausas de disfrute y miro por la ventana, y me digo, gracias vida, que afortunado soy.

Las horas pasan cocinando, y cada momento es un disfrute, el tacto de la verdura, su intensidad cromática, su fragancia, el transformar un fruto de la tierra que mis vecinos con tanta dedicación y amor han cultivado, poner toda mi atención en ese disfrute, y de nuevo agradecer, pues el agradecimiento nos ayuda a abrirnos sin cerrarnos en un yodismo egoísta.

A los periquitos les gusta Jimmy y al camachuelo también, le oyen y cantan con más intensidad. Curioso.

Jimi Hendrix - Red House live in Stockholm 69










viernes, julio 16, 2010

Zen o Tchán o Dhyana

                                                                                
                                                                     
Zen: Tchán en chino. Dhyana en sánscrito. Verdadero y profundo silencio. habitualmente traducido por concentración, meditación sin objeto. Vuelta al espírítu puro y original del ser humano.


Sólo siéntate, mantén la postura, sé ciertamente imperturbable. Sólo aprender observar. Vacía el trastero de tu vida, abre las puertas de tu hogar. Permite que corra el aire, deja que fluya el agua de la calma. Renueva tu interior, enciende inciensos que transformen el mal olor del algo que crees ser. Rompe con las rutinas que te inmovilizan, desbloquea tu alma. Solo observa y sé imperturbable. Mantén la respiración, la postura. Disfruta del silencio que abarca todo. Y pasan los días y la claridad surge porque ya no hay densidad, los actos son más impecables, creamos menos acción que causa sufrimiento, surge la actuación sin pensar en ser actor constantemente. Tras salir de la postura sonríe, vive abriendo los brazos, sin miedos. Ama intensamente, a pleno pulmón, degustando cada instante. Siente sin analizar, acepta el caudal vital. Luego la postura se apodera de ti y sólo eres un buda que sonríe, nada más. Vuelve a ser el niño que siente. Abre las alas y vuela sintiendo que eres amor y el cielo es tu hogar, la tierra tu reposo, el aire tu camino.



“Durante el zazen no debéis pensar con el cerebro.
La conciencia es ilimitada, infinita. Debéis dejar pasar los pensamientos que, finalmente, se agotan por sí mismos. En ese momento podéis pensar inconscientemente.
Actualmente se piensa demasiado, se es demasiado complicado. La cara se cambia después del zazen. Si se persiste en el zazen siempre se está sonriendo.
Todo es completamente diferente después de seis meses o un año de práctica. Uno se vuelve ligero, libre, sin complicaciones. El karma se agota.”


Taisen Deshimaru


Janis Joplin - Summertime (Live Gröna Lund 1969)


La siega y el pajar


                       


Durante el mes pasado estuve limpiando el pajar, fueron horas de calor, de sacar la paja vieja, cambiarla de sitio. Y recoger la paja suelta y sacarla fuera para los burros, carretillas y carretillas. Ha sido un trabajo duro, hermoso y pleno. Mi compañía, los perros mirándome y pasando también mucho calor, la burra colándose de vez en cuando en el pajar para cotillear.

En Julio los girasoles florecen y mil soles amarillos miran al cielo. Los campos llenos de cebada y trigo esperan la siega. Antiguamente era a mano, ahora son los tractores que siegan. Me comentaba un alumno que siega sus campos que el calor dentro de la cabina del tractor llega a ser terrible. La paja desmenuzada queda tras el paso del tractor, luego una máquina  vuelve a pasar y empaqueta y hace las balas de paja.

Hablábamos hace no mucho de la palabra proceso. La tierra ahora ya trillada da paso a un amarillo seco, la gente suele llevar a sus caballos o burros y los dejan en el campo recién trillado junto a un cubo de agua, y estos van limpiando lo que queda de la trilla. Luego esa tierra amarilla se va poniendo roja según llega el otoño, marrón en invierno y luego el verde de primavera cuando de nuevo nace lo que el hombre ha plantado. Colores y estaciones. La vida.

LLego un camioncito a casa y sacamos las balas de pajas con los hombres que la traían y las fuimos metiendo ordenadas en el pajar limpio, guardando para el año 122 balas de paja.

Hay esperar para darles esta paja a los burros, pues recién cortada, hay más riesgo les dé un cólico. Por lo que van tirando de la antigua, la del año pasado.

Y a lo largo del año van comiendo la paja, y luego yo recojo con la carretillas el estiércol, que reparto en los arboles, y el proceso sigue, pues los arboles agradecidos me dan una sombra más frondosa ahora en veranos o sus frutos me saben más ricos cuando me los como.

Todos se ayudan, se compensan, se equilibran, se alimentan, se complementan, se encajan, sin prisa pero sin pausa, con paciencia. Sin el otro no seriamos lo que somos, sin el otro no habría campo labrado, paja que repartir, tierra que alimentar.

Y el yoga es eso, un proceso de diálogo entre las partes donde sin darle compresión a una parte en el todo nada tendría sentido. Y a cada parte hay que reconocerla y aprender amarla y ser agradecido con ella. Sin entender que el espíritu puebla cada poro de la piel, que la respiración es aire, pero es emoción. Y que la mente es parte no dueño. No entenderiamos que la vida está ahí y en conjunción, sin descriminación. Todo ello nos sana y nos hace la vida más fácil, menos violenta con nosotros mismos, más pausada y paciente pues todo se va integrando.

LaBelle - Lady Marmalade (Live 1975)
http://www.youtube.com/watch?v=GRDTBNVWKOw

Andrés Calamaro - Flaca
http://www.youtube.com/watch?v=mNCVKMHPCzc&feature=fvsr















jueves, junio 24, 2010

El sonido del agua


Hace algunos años, durante pequeñas épocas, me marchaba a la Alpujarra desde Madrid, por entonces el autobús duraba mil años, luego había que esperar horas y horas tumbado en un parque al lado de la estación de Granada el bus para Orjiva, y una vez allí andar y andar en dirección al Cerro Negro y subir y subir el camino hasta llegar a un cortijo amigo.

No me gustaba dormir en el Cortijo de Belcha, mi amigo. Prefería hacerlo bajo una higuera cercana, centenaria ella, me gustaba porque allí “tumbao” el cielo era más inmensamente estrellado y cercano, y los higos con su permanente y lento caer  parecían un mantra entre ese silencio e inmensidad plenos. Horas tumbado bajo la higuera pidiendo deseos a las estrellas fugaces.

La vegetación en la Alpujarra es enmarañada, tú estás en un sitio, te mueves a otro cercano, pero la vegetación hace que pierdas la vuelta, a pesar de los caminillos.

Me gustaba aventurarme, y un día descubrí una antigua alberca árabe, metida en lo perdido de lo verde, un hilillo de agua la mantenía viva. Y ahí tumbado desnudo dentro de la alberca, bajo una parra y un solitario racimo de uvas agudice el oído, pues el agua que llegaba a los cortijos llegaba desde allá, muy lejos, desde lo alto, diría que desde Sierra Nevada, y desde la antigüedad los habitantes de los cortijos se reunían una vez al año para repasar las canalizaciones de agua. Ya por entonces, cuando yo viajaba por la zona, la costumbre se iba perdiendo y las pequeñas acequias morían devoradas por la vegetación.

Y toda mi atención se fijo en el agua, en su sonido, sólo en su sonido, el sonido de donde venía, en cómo se acercaba desde la lejanía, y fue algo hermoso meditar en ese sonido, y sentir el caudal tan lejano y tan cercano, tan fresco en su vibración sonora, tan viva su imagen en mi caudal interno.

Anoche leyendo unos versos de Antonio Machado recordé la sensación:

       ¿Sabes, cuando el agua suena,

       si es agua de cumbre o valle,



de plaza, jardín o huerta?


Lou Reed - Sweet Jane - live in Paris, 1974


velvet underground - venus in furs





lunes, junio 14, 2010

Un proceso




En el blog se plasma la mínima parte de un proceso interno
donde hay corazón, silencio, y demás
unas veces en la cresta de la ola sólo hay que dejarse sentir
y ese es mi camino
un fluir de olas
donde a veces
nado
otras fluyo
a veces me baño en espuma
o trago sal
una gaviota se detiene en el aire y me mira
un delfín me habla y acaricia
aprendo a dejarme mecer

Wish you were here - Pink Floyd
http://www.youtube.com/watch?v=RqVY4nGLMVg

Bill Withers-Lovely Day
http://www.youtube.com/watch?v=KLyhUYQHjbo


sábado, mayo 29, 2010

Un sueño en junio


Es la luna de enero, pero es muy parecida a la luna de estos días, anoche duermevela, entre sueños oía a Coquelico correr por los prados de casa y los perros ladrar entre tanto juego del sol de noche. Sueños o realidad. Siempre vuelve Cortazar con su cuento la noche boca arriba”

Y el Buda, un niño rapado en sueños al cual los animales le sonreían y amaban, y que llora al verlos sufrir. Los hombres guerreaban perdidos en su campo de batalla interno, matándose unos a otros, o matando por placer. Querían que fuera un gran guerrero de la casta de los nobles, pero decidió iniciar un camino.

Sueños de una noche de luna.


La luna como reflejo de una mente pura, como un espejo
La burra como una mente sin jinete
Los ladridos como lo externo que juega con nuestros sentidos
¡¡Qué importan las riendas si con amor la estoy domando!!

Deva Premal and Miten - Gayatri Mantra
http://www.youtube.com/watch?v=d63COahIpVM




viernes, mayo 28, 2010

mmmmmmmmmmm me encanta el soul

Me gusta, me alucina, me llena, me hormiguea, soy puro salto, la piel me vibra, mis articulaciones son esponjas, me dan alegría, vida, y placer…………………..The Blues Brothers.


Desde que soy un chavalito los bailo, en casa, en fiestas, y cuando estudiaba en la facultad e iba en bici por Madrid con los cascos puestos arriesgando la vida a ritmo de un buen soul, eran otros tiempos, pero era muy muy divertido, o patinando a toda velocidad jugando a moverme sin fin ni pausa, ffzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz

Oyéndolos sin parar, una y otra vez.

En la película aparecen los mejores soul men del momento, es un homenaje a la música negra, a la buena: Aretha Franklin, James Brown, CAb Calloway, Ray Charles, John Lee Hooker.

Las escenas son memorables como cuando James Brown de predicador los ilumina y les hace ver cuál es su misión, mis poros se mueven al ver bailar a los feligreses, al coro góspel y a los bluessssssssssssss.



James Brown- blues brothers
http://www.youtube.com/watch?v=P1KZKZs-2YM&feature=related


ahhhhhhhh creo que se nota que después de trabajar toda la semana y siendo ya viernes a las 21 me acabo de echar un baile de muerteeeeeeeeeeeee.

Everybody Needs Somebody To Love - The Blues Brothers
http://www.youtube.com/watch?v=HCTJeT2i9QU&feature=related

y otro "bailesito".............. con Aretha huauuaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa


Blues Brothers - Think (Aretha Franklin)
http://www.youtube.com/watch?v=qE41YPdPuis&feature=fvst

Ohhh Ray RAy you are the betterrrrrrrrrrrrrrrr (recomendable pa los melancólicos. jejeje...ahí vamonosssssssssssssss) que bueno uffffffffffffff baile a topeeeeeeeeeeeeeeeeee

Blues Brothers - Twist it (Shake Your Tail Feather)
http://www.youtube.com/watch?v=rN5V-6yCbpg

y para acabar papi Hooker su Boom Boom Boom, el rey del bluessssssssssssss

John Lee Hooker - Blues Brothers - Boom Boom Boom
http://www.youtube.com/watch?v=hn_PF4L470w&feature=related

Hace sesenta años Hooker escribió este blues, las coplas de blues que son el origen del jazz, el rock... vienen de los antiguos esclavos de las plantaciones del Missisipi:

"Ven a casa mujer
ven a casa muñeca
te quiero
Cuando ella camina de ese modo
y habla de esa forma
y me susurra al oido
me dice que me quiere
me gustan esas palabras
ese hablar cariñoso
cuando habla de ese modo
no  puedo soportarlo
Ven a casa conmigo, cariño
camina de esa forma
habla de ese modo
habla a tu manera,muñeca
boom,boom,boom"




ahhhhhhhh y gracias a Coral and Mac por la foto, se las tome bailando soullllllll en la formación

jueves, mayo 27, 2010

Pescando en la inmensidad


Una minúscula figura pesca en la inmensidad, es una figurita pequeñita, que pacientemente espera.

Muchas veces creo que nos perdemos en lo minúsculo de las pequeñas cosas y las enredamos y se convierten en nudos, dramatizando lo insignificante. Más con la prisa que llevamos siempre, -por cierto es un tema que solemos sacar una y otra vez en clase o por aquí en el blog y lo vamos comentando pues creo que es importante-, con esa prisa hay una mayor tendencia a perder la espontaneidad, a perder cuotas de libertad, a robotizar los actos, al final el cuerpo acaba con bloqueos, vamos perdiendo sonrisa pues la cabeza está llena de ocupaciones y la mandíbula se va poniendo rígida, y el espíritu se hace pesado. Todo parece centrarse en nosotros y muchas veces no nos damos cuenta que queremos ser el centro de todo. Como una peonza que parece estar en equilibrio dando vueltas pero acaba por caer.

Me gusta la figurita de la foto pues me hace sentirme minúsculo en esa inmensidad, ser un grano de arena entre tanto cielo y agua, a esperar que los acontecimientos ocurran pues llevan su ritmo sin querer ser nosotros el eje permanente que hace girar el mundo. Tener la paciencia de estar ahí simplemente respirando la soledad de la pequeñez, lo de menos es el pez. Pues si tienes prisa permanentemente el pez de la vida se escapa entre las manos. No importa si lo pesca o no, importa el gesto, el acto de vivir ese momento, no de añorarlo o de figurarlo.

“El momento presente es un momento intemporal, y un momento intemporal es eterno; es un momento que no sabe de pasado ni de futuro, de antes ni de después, de ayer ni de mañana. Penetrar profundamente en este momento presente es, pues, sumergirse en la eternidad, dar el paso que nos hace atravesar el espejo y nos adentra en el mundo de lo que no nace y de lo que no muere”
 Ken Wilber



Stevie Wonder - Superstition live on Sesame Street

El pony fantasma


Tarde, muy tarde en un día pleno, oigo a Boccherini, el tema “La música nocturna de Madrid”, en algún artículo anterior del blog hay un enlace para oírlo, me trae sensaciones dulces y alegría a estas horas, son casi la una de la madrugada. También me trae bellos recuerdos, pero los recuerdos son sólo eso, recuerdos.

Y ayer apareció un pony perdido por estos lares, un bellísimo caballito, en la noche en que la luna tan arriba, tan luminosa, tan blanquita iluminaba el campo de un modo mágico y espectral. El pony relinchaba y relinchaba y Boccherini me alegra tanto el corazón mientras escribo, y le tuvimos que atar a un eucalipto gigante al lado de casa, en un prado lleno de hierba, es espera de poder realizar gestiones al día siguiente para localizar al dueño.

Y me acerque a verlo de día. Ahhhhhhhhhhhh negro claro, robusto, fuerte, con mucho carácter, con una melena larguísima negra que le cae hacia un lado, nervioso por su bravura, pequeño pero potente, poderoso y orgulloso.

Coquelico, mi burrita lo mira a través de la reja, allí en el prado de al lado.

Y el caballito la llama relinchando.

Ahora leo a Curtis, el extraordinario escritor-aventurero-antropólogo que vivió con diferentes tribus de indios norteamericanos antes de su desaparición, plasmando su vida, su cultura, sus creencias, su música, recogiendo para la posteridad todo aquello que podía registrar. Algo increíble. La síntesis según leo es esa comunicación con la naturaleza, con este lugar donde vivimos y sentimos y morimos, ese compartir con el medio, con la naturaleza sin cortapisas, con amor y profundo respeto.

La pureza del pony me retrae a la pureza de aquellos hombres y mujeres.

Esta noche cuando llegue el pony ya no estaba, seguro que  era un fantasma que me trajo la luna.

Pongo algo especial , importante verlo relajado con disfrute viendo correr un pony espectral por una pradera...

Pablo Casals plays BACH - Suite no 1 for Cello - part 1



viernes, mayo 21, 2010

El herrero del corazón

Andando por unas calles medievales me encontré con un herrero. Desde niño los tenía mitificados, me resultaba sorprendente poder manejar de tal modo la materia, y en mi alma de niño soñaba con forjar la espada de Conan el Bárbaro, que era uno de mis comics preferidos y ser un guerrero invencible amante de la aventura, de las buenas acciones y de las princesas deslumbrantes.

Y siendo niño organizaba batallas donde colocaba a mis huestes para tomar árboles fortificados, pequeños fuertes rodeados de fosos, luchando con los otros niños guerreros en un juego sin fin que duraba hasta que anochecía.

Según fui creciendo el espíritu del guerrero se mantuvo a lo largo de mi vida.

Y llego un día el yoga para atenuar tanta energía, y elegí el yoga del guerrero, el yoga fuerte, el yoga duro, el yoga espartano y durante años me forje ahí.

Pero algo no iba bien, busque un yoga más femenino, más ying, no tan yang y me inunde de él.

Pero seguía sin encontrar el camino adecuado.

Y un día en un taller de yoga, de artes plásticas, allá en las montañas de Barcelona, me desnude y elegí ser pintado plenamente, íntegramente, fue una catarsis esas horas pintándome. Y desde lo alto del monte donde me pintaban, ya completamente convertido en un guerrero de colores baje silenciosamente y en paso majestuoso, pero humilde pues había comprendido, hacia la Masía donde estaban todos los compañeros.

Luego por la noche mi amigo Manolillo durante horas me fue quitando la pintura con agua caliente, yo seguía silencioso, en catarsis.

Y comprendí que era un guerrero pero la fuerza radicaba en mi corazón, no en el esfuerzo, en esa energía tan tremenda que desde niño, durante mi adolescencia y madurez me llevaba a subir la piedra una y otra vez como Sísifo a lo alto de la montaña, para volver a dejarla caer.

Y el yoga me va mostrando ese camino del guerrero donde el campo de batalla es interno, donde la espada no mata, sino que da luz, donde la fuerza es la fluidez de tu comprensión, donde tus sombras son tus compañeros no tus enemigos. Donde el día y la noche se confunden y se alimentan pues ambas son claridad y oscuridad de lo que eres.

Y donde el corazón es el eje, el faro para darte cuenta que no hay batalla, hay camino. Donde no hay ni fuerza ni suavidad, sólo hay momento presente de sentir.

El herrero da calor para modelar la materia. La práctica, y sólo la práctica constante nos purifica limpiándonos de aquello que no sirve, abriendo los poros de la piel para que suden las rutinas de lo que no somos,  dando calor y disciplina interna para asentar y flexibilizar, para ceder, encajar y fluir y no luchar, para desgastar sólo aquello que exige el equilibrio, y nos dota de espadas convertidas en arados para arar la tierra y plantar semillas de paz para abrir sonrisas y corazones.




Nach - El camino del guerrero






domingo, mayo 09, 2010

Ahimsa o la no violencia

                                     

Hubo un hombre, Gandhi, que llevo la comprensión de Ahimsa hasta tal punto que logro que la mayor potencia colonial de entonces, Inglaterra, les dejara ser libres de ser colonizados y acceder a decidir su propio destino sin derramar una gota de sangre. La ironía fue que murió asesinado. Pero su ejemplo es permanente.



Dentro de los yamas, que es una parte del yoga, que nos hace ver nuestra actitud hacia el entorno, el mundo, lo externo se encuentra Ahimsa, podíamos traducirlo por no violencia, “a” significa no, “himsa” violencia, injusticia, cruel.

Independientemente que el yoga nos proponga que sea en relación con lo externo, todo ello nace de lo interno por lo cual es un principio donde la primera práctica ha de ser en nosotros mismos, para luego una vez comprendido poder plasmarlo en nuestras relaciones con el mundo.

No haré daño a mi prójimo en el momento que me dé cuenta que no debo hacerme daño a mí. Dentro de nuestra practica con asanas el principio de Ahimsa nace del observador que siente que debe equilibrar las partes y encontrar la justa proporción para no dañarse, para no violentarse, aprende que debe utilizar con inteligencia su alma, su cuerpo, su respiración, sus células para que entre ellas dialoguen, no que caigan en una competición intima de querer alcanzar más que aquello que el instante y el presente nos ofrece, es decir de forzar la asana, o de no darle la comprensión adecuada, lo que hace que no la sintamos en su belleza y entonces nos perdamos sus enseñanzas.

Por tanto si en asana aprendo a no dañarme y a jugar equilibrándome adecuadamente, ya estoy plantando la semilla de Ahimsa. La esterilla habla y muestra aquello que le doy.

Vamos a ir profundizando: ser no violento es aprender a amarse, a tener amabilidad con uno mismo, a cuidarse el templo que supone nuestra existencia. Ello puede ser un primer paso. Ser considerado con lo que realizo, estar atento a mis acciones y mi comportamiento, primero insisto, conmigo mismo.

Una vez aprenda a no violentar mi cuerpo y mi ser,

pues por ejemplo estoy actuando con violencia trabajando sin parar, sin darme ninguna pausa para descansar o simplemente observar la existencia.

Si aprendo a comer adecuadamente sin dañar mi cuerpo con alimentos que no me hacen bien.

Si me doy cuenta que no aceptar las situaciones me violentan, me comprimen y ahogan, y ello genera violencia interna.

Si descubro que el miedo al inmovilizarme me daña.

Y si aparece un gusano o una araña en la habitación y lo aplasto.

O si mis gestos generan una energía violenta a pesar que en apariencia estoy tranquilo.

Y si el tono de mi voz genera violencia.

Y si me dejo llevar por los pensamientos negativos hasta tal punto que me intoxico.

Hay tantos modos donde la violencia campa a sus anchas, que lo maravilloso del yoga al dar luz  aspectos de la conciencia que nos eran desconocidos, lo que hace es dar luz a aquello que somos para que tengamos la oportunidad de por lo menos verlo. De tener más claridad para poder si lo deseamos, profundizar para poder ser mejor personas primero con nosotros, luego con la existencia.

Y una vez que comprendamos el principio, Ahimsa es amor, un amor profundo hacia el otro porque he aprendido a amarme. Un amor y respeto reverencial por la vida pues me he dado cuenta que soy vida.

Entonces de nuestra práctica nace Ahimsa pues conecta con el amor que hay en nosotros al enseñarnos a no violentarnos, a no forzarnos. Pues del equilibrio nace la dulzura y el respeto a la vida.

El ser calmado y no violento genera paz, de la paz nacen buenos sentimientos que hacen más hermosa la vida a todos los seres, y la interpretación amorosa de la realidad diaria resulta más enriquecedora y plena que una realidad reñida con la competitividad, los permanentes objetivos estresantes, o lo material como premisa fundamental.


Ahimsa es amor
el amor es ser amable
con uno mismo
y con el mundo
de un modo calmado
y con una sonrisa de comprensión
no es ser pusilánime, para nada
es amar la creación sabiendo donde pisas

Seres en paz que sienten, respetan y aman la existencia, al otro, y a ellos mismos, sin ofenderlos ni ofenderse

Jackson five-Blame it on the boogie



.

jueves, mayo 06, 2010

Descomprimido



Volvía el otro día del yoga playa y el cielo parecía derretido entre morados rosas naranjas y amarillos, y mientras conducía disfrutaba como un enano ante tanta belleza, y conducía despacio como para que el tiempo se hiciera lento y el atardecer hiciera una pausa y me permitiera contemplarlo detenido en su belleza del instante.



Siempre me gusta la vuelta a casa, la vuelta al hogar, la vuelta a mis compañeros los animales, la vuelta al frío del atardecer en el campo, la vuelta al silencio. Me gusta la soledad, siempre me ha gustado, desde que era niño. Eso me ha traído inconvenientes pues me quedo ciertamente ensimismado, o en términos más claros, diríamos que me quedo “alelao”. Bien, no me importa, disfruto y poco a poco he ido haciendo participe a los demás de aquello que surge de mi silencio, o de mi embobamiento.



Parece curioso que mi actitud o comportamiento social sea muy extrovertido, pero en el calor de mi hogar mi disfrute sea distinto, y mis silencios sean más claros que en el ámbito social normal. A veces eso también me ha creado problemillas pero bueno, todo es cuestión de comprensión, de empatía y de calma. Me siento bien en el hogar, en mi casa, entre los libros, la casa por hacer, los árboles con los pájaros, las nubes hermosas, los perrillos que no dejan de amarme, los burros que son ositos de peluche, las aves que cantan al mundo, y de ese silencio que puebla la atmosfera donde la noche se llena de estrellas, y donde la luna me ilumina el camino, o su falta me oscurece plenamente pero a pesar de ello siento su claridad, aunque no esté ahí conmigo.



Y hoy comentaba en clase algo que observaba mientras meditábamos, y era que disfrutábamos de la meditación pero muchas veces nuestro gesto, sobre todo facial, era de tensión. Parecía una contradicción pero pasa mucho, y hoy se hizo muy patente, y lo comente. La frente con arrugas y los ojos tensitos, y esa mandíbula apretadita. Todo ello reflejo de días y días de ir con prisas de una cosa a otra sin un momento para el embobamiento, o para la calma o para ver ese atardecer. Meditar se puede convertir en algo mecánico, en una copia de algo que se repite sin parar pero que no alimenta. Y la meditación es creación, es instante, es libertad, y es una sonrisa que me inunda el pecho, la frente, la comisura de los labios, que me llena el cuerpo. Y para meditar no me hace falta sentarme, sólo me hace falta conectar con aquello que tengo delante y vivirlo plenamente entregándome entero al momento, deteniéndome internamente para ser capaz de vivir aquello que me inunda, que es esta vida tan hermosa.

BOB MARLEY - JAMMING (Live)

http://www.youtube.com/watch?v=5WlCdiU9IzA

Artículos más visitados

Amigos del Blog

Todos los artículos a un clic

Traslate