sábado, enero 23, 2010

Sin miedo


Frente al salón de casa, a través de la ventana, veo las aves cómo se posan y se mueven de un lado a otro, comiendo o bebiendo, o simplemente jugando o dándose pequeños paseos de cortejo.

Frente al salón de casa he creado un comedero de aves al que pueden venir sin miedo a nada. En este lugar nadie las hace daño.

Esta es una zona de cazadores, y matan cualquier animal que se mueva. El primer año, traje veinte palomas, quedaron sólo dos. Suerte que las aves son listas y saben, ahora tienen lugares donde descansar sin que las maten al volar libremente o al despertarse, pues los cazadores esperan ocultos en la penumbra de la noche para cuando ellas despierten matarlas con la primera luz del día.

No tienen miedo. Qué hermoso es vivir sin miedo, el miedo paraliza y nos cierra las ventanas de la existencia, nos bloquea y nos carga de cadenas. Es una de las sombras de nuestra consciencia que no nos permite vivir plenamente, dando densidad a nuestros actos, a nuestras acciones, a nuestros espíritus, contaminando nuestra alma. El miedo se cura hablando con él, dialogando, moviendo ficha, dando un paso, abriendo un espacio de luz, mirándonos a los ojos sin turbarnos. El miedo nos hace muchas veces cómodos, y bajo el paraguas de esa comodidad ponemos excusas a todo porque no queremos abrir la puerta de nuestro castillo, y ese miedo y esa comodidad nos hacen egoístas. La vida hay que mirarla de cara, abrir todas la ventanas, que entre el sol, que se haga la noche, que amanezca, ser curioso, bajar y tender puentes sobre el foso del miedo, y saltar si hace falta y nadar, nadar por la vida meciéndonos al son del agua. Encerrados en un castillo donde no entra la luz, todo es herrumbre y enfermedad, todo nos parece igual porque nos domina la inmovilidad y nos convertimos en un bucle de nosotros mismos, colonizados y robotizados por la rutina donde todo siempre es igual. El miedo es la parálisis. ¡¡Y qué maravilloso es no tener miedo, y abrir la puerta corriendo si hace falta, y mirar al otro, y sentirle hasta que una lágrima cae por nuestras mejillas!! Tener el corazón sin miedo, un corazón limpio abierto a la existencia, al caos de nuestra existencia, porque la existencia es eso, un caos hermoso.

Me gusta ver las aves desde la ventana, sobre todo las palomas. Ya hay cerca de cuarenta, estoy estudiando la construcción de los antiguos palomares, sólo queda uno en pie en toda la zona. Y cuando tenga oportunidad lo construiré. Es tan hermoso observar su vuelo, y ahora, bajo la lluvia, verlas ir picando el trigo de un lado a otro, o ese macho pesado que persigue y baila a la hembra agachando la cabeza mientras la arrulla, y dando media vuelta sobre sí mismo la persigue, y ella mueve la colita entre juguetona y coqueta.

Poco a poco otras aves más perseguidas van viniendo al comedero, bandadas de tórtolas. No he visto la tórtola andaluza, pero viene la turca que siempre ha sido amable y cariñosa pero se ha vuelto desconfiada por los asesinos. La tórtola andaluza es hermosísima, pero la han diezmado. Me gusta el arrullo de la tórtola, me recuerda mi niñez andando por los bosques con mis padres y mis hermanos bajo unos árboles inmensos, ese arrullo de amor. Las palomas también se arrullan continuamente, es un permanente canto al amor que entra por la chimenea.

Había plantado unos pinos, porque me dijeron que los burros no se los comen, la idea era que crecieran y las tórtolas me invadieran con su arrullo, pero Coquelico es una comilona y no ha dejado un pino con hojas.

Luego vienen todo tipo de pajarillos pequeños. Estoy haciéndoles fotos para enseñárselas a Isidro, que sabe mucho de aves, y así pueda yo averiguar más sobre ellas e ir estudiándolas.

Día de lluvia. Me despertó la tormenta de madrugada, parecía que iba a desarbolar la casa como un velero en el mar, y que las tejas volarían con el viento. Me encanta esa fuerza de la lluvia y ese ruido de tormenta, los cristales retumban y las tejas tiemblan.

Sólo se oyen las aves fuera, y los periquitos, canarios y las perdices dentro, y la lluvia rechinar en los cristales. El fuego ha calentado la casa, y estoy disfrutando de la cerveza portuguesa mientras sigo ordenando mi caos de hogar, y a la vez trabajo en el ordenata.

La conexión va y viene, internet, pero por lo menos hay conexión. Debe de haber pocas antenas de repetición y la señal con la lluvia se pierde, sólo puedo conectarme por GPRS.

Cómo definiríamos arrullo:

-Canto grave o monótono con que se enamoran las palomas y las tórtolas.

-Cantarcillo grave y monótono para adormecer a los niños.

-Sonido que adormece.

-Habla dulce con que se enamora a una persona.

 
Artículo escrito por Carlos Serratacó
Escuela de Yoga y Conciencia
Asociación Onubense de Yoga 
Huelva, Enero del 2010


2 comentarios:

Unknown dijo...

Es precioso, me ha encantado.
Es tan hermoso vivir y despojarse de los miedos. Soñar y volar. Sube alto, llega lejos.Tu objetivo es el cielo, tu meta las estrellas. Un abrazo.

Carlos Serratacó dijo...

Gracias por todo Anna, muchos besos

Artículos más visitados

Amigos del Blog

Todos los artículos a un clic

Recibe cada artículo publicado introduciendo tu email

Traslate